13/10/2017

Ya empezó hace días, pero hoy es cuando me doy cuenta de ello, cuando mi mente ya lo asimila como algo que va a pasar. Normalmente sólo me preocupo por los eventos “oscuros” que tengo apuntados en mi agenda y que van a tener lugar en 24 horas. Pero este es diferente y no tengo ni la más remota idea de porqué.

Es la gang bang. Ya tiene día, como dije en su momento, y hora. Y yo, contra toda lógica, me estoy empezando a poner nervioso pensando en ella. No es por falta de experiencia, en general (tal vez sí por la carencia de antecedentes en este asunto en particular), ni por meterme en un mundo que desconozco (a esto volveré luego), es por algo que no sabría definir.

No me voy a una aventura a un “mundo” desconocido. Todo lo contrario. Salvo la dama que será nuestro centro de atención, conozco personalmente muy bien a los seis participantes; además, la fiesta la organiza Mamán, en un lugar de su elección y todo funcionará bajo su atenta mirada, aunque no estará presente, según creo. En fin, que no hay motivos para estar nervioso.

Y sin embargo…

Gros bisous,
J.

13/10/2017

Ayer fue un día fantasmagórico. Traspasé un límite que no voy a volver a cruzar pero que me enseñó una valiosa lección que sospecho no olvidaré por una temporada. Que mi Dama de los Pies Fríos me rescatara sin saberlo ella fue la guinda del pastel, así que fue para mí un placer contribuir un poco a su gozo cuando estuve repuesto. No se lo diré, pero ayer estaba simplemente guapísima. Tenía algo en los ojos que brillaba de modo tal que invitaba a devorarla. Y yo, que me emborracho de su belleza, me dí un festín tal que al final hasta los ojos me dolían.

Por la noche, ya asentado y como tan portentosa Dama disfrutando por su cuenta, fuíme a gozar por la mía. Lola me había ofrecido una velada de tapeo… y lo que pasara luego que no quise rechazar. Y, en ese estado letárgico en el que me hallaba, tuve visos de un pasado pandístico que duraron lo que tarde en vislumbrar la forma de sus pezones debajo de la blusa.

La noche nos duró más de lo planeado inicialmente (De hecho, amanecimos juntos, lo que ha sido un placer inigualable) debido a que planes de terceros se terminaron alargando. Y yo soy un caballero (a mi manera) que no deja a una dama sola bajo ninguna circunstancia. O casi ninguna, que no soy tan bueno a veces.

Me gusta estar con ella, follemos o no. Tenemos en común diabluras virtuales de las que reírnos, y vamos añadiendo nuevas. Ayer tocó un encantador pase de lencería y darle un capricho a la damita, así que, con gusto, la pude complacer, porque, no importa la manera, follar es siempre un placer que la buena compañía mejora considerablemente.

Creo que voy a tardar en olvidarme del placer que sentí al apoyar ella sus piernas en mis hombros.

Gros bisous,
J.

11/10/2017

Soy rico en mujeres y en afectos. Maman, mi Dama de los Pies Frios, Madame E., mi sevillana favorita y Lola son las damas que copan mis pensamientos y mis horas.

Y las quiero con locura. Porque se lo han ganado, pura y simplemente.

Hoy he puesto en práctica una de las lecciones de mi Dama de los Pies Frios y el resultado ha sido a pedir de boca. Cien por cien de efectividad, mi sonrisa me ha durado todo el día y estoy tan feliz como una perdiz.

Y luego la veré. Y me la fumaré toda, ¡jajajaja!

Gros bisous,
J.

11/10/2017

Hoy es día de pensar y planificar algunas cosillas. En cinco días tendrá lugar la gangbang y, aunque no estoy nervioso, me siento como una especie de Allan Quattermain en busca de lo desconocido.

Maman me ha informado de que tiene dos damas para el evento, y que duda entre:

a) que una sea la “titular” y la otra la de “reserva”, por si acaso.
b) organizar una sesión por la tarde y otra por la mañana.

Por el momento gana la segunda opción. A mí me atrae la segunda, la verdad, y, como para mi sorpresa, veo que estoy mejor de fuerzas de lo que esperaba, me apunto a ese desafío… si mis damas me dejan administrar mis energías, por supuesto.

Anoche, por cierto, Lady C. me hizo una visita hacia el filo de la medianoche. Y sucedió lo impensable. Ya fuera porque la dama no tiene el mismo encanto que tiempo atrás o por el esfuerzo realizado con esa diosa de carne que es Madame E., con C. tuve un par de problemillas que, a la postre, dieron al traste con todo el evento.

Entre que la dama estaba algo dispersa y yo tuve una epifanía al verla desnuda (pensé “esto es comer por comer, por gula, y yo ya tengo la tripa llena”) apenas la penetré, un par de envites después, mi erección dijo “basta”. La cara de la pobre C, desnudísima y a horcajadas sobre mí, viendo que mi polla se volvía un Gusi Luz.. fue un poema. Y nada, que no hubo manera de recuperarla.

Yo me esmeré con ella con dedos, lengua y cierto utensílio sexual para darle placer pero, claro, nada comparable a tener bien adentro una buena polla y la aama, aunque no lo confesara, se fue disgustadilla por todo lo sucedido… para mi alivio, porque me caía de sueño. Eso sí, creo que le hice una de las mejores comidas de coño que jamás ha recibido.

Ah, mi polla, mientras escribo esto, se ha alzado con la normalidad habitual. Falsa alarma, queridas mías.

Gros bisous,
J.

10/10/2017 (2)

Una vez a solas ha desaparecido todo recuerdo de tan triste evento y nos hemos dedicado a abrazarnos y acariciarnos lentamente, como si quisiéramos borrar cualquier recuerdo de lo acaecido.

Cuando mi lengua ha empezado a jugar con sus pezones, todo atisbo del pasado se ha volatilizado como por encanto y, tumbados sobre la cama, nos hemos desnudado para estar más cómodos. Un 69 ha permitido una sesión oral mútua y que acabáramos riendo cuando hemos dado un par de vueltas y giros varios para quedar el uno frente a la otra, cara a cara. Y, con ella encima, ha comenzado la segunda parte de esa peculiar danza nuestra.

Ya sea por que no teníamos demasiada prisa o por el motivo que fuese, nos hemos dedicado con especial atención a complacernos mutuamente y a no perdernos ni un solo detalle hasta llegar el momento de lanzarnos a por el polvazo puro y duro que nos ha dejado sin fuerzas y satisfechos.

Gros bisous,
J.

10/10/2017

Hoy he visto a una mujer perderle el respeto a un hombre. Ha sido entre penoso y surrealista.

Estábamos Madame E. y yo tomando algo a punto de irnos a nuestro rincón privado cuando ha aparecido como caído del cielo uno de sus amantes. Ha saludado muy amablemente y, cuando se despedía, ella le ha pedido que se quedara. Yo, en ese momento, he tenido la sensación de que se trataba de algo preparado y que a la dama le apetecía un trío.

El recién llegado ha adoptado, a partir de ese momento, una postura un tanto insólita. Parecía que quería competir conmigo y, una vez enterado de que la dama y yo teníamos una cita, creo que se ha emperrado en o bien tomar parte en la misma, o reemplazarme. Llegados a ese punto, he mirado a E. de reojo y he podido comprobar como su cara reflejaba una perplejidad creciente que ha desembocado en unos momentos más tarde en una escena un poco desagradable cuando ella le ha pedido muy secamente que se marchara. Verle alejarse con aspecto de perro apaleado me ha producido una impresión muy triste, lamentable y penosa.

Desconozco como terminará para ese gañán esta peculiar anécdota, pero sospecho que ese individuo se va a pasar, en el mejor de los casos, una larga temporada en el desierto de los indeseables, purgando pecados y faltas varias, aunque sospecho que se ha ganado una residencia indefinida en ese paraje abandonado de la mano de la dama.

Ah, si no hubiera sido tan zafio y tan patán hubiera podido participar en nuestros juegos. En fin…

Gros bisous,
J.

09/10/2017 (2)

Vamos por partes.

Lola me ha comentado que tenemos problemas para el trío que tanto ansía. La tercera parte en liza, su amiga, no está segura porque no personalmente todavía. Eso tiene fácil solución, hemos dicho: un café entre los dos lo arregla todo.

Así que, por esa parte, todo resuelto. A ver como tiene la dama la semana y esta semana nos vemos un par de veces.

Más.

Madame E. me ha dejado que tiene tantas ganas como yo de vernos, e incluso algunas más, porque me ha propuesto una empresa harto loca que no acabo de ver claro. A ver si se explica, porque por el momento lo único que tengo claro es que me podría pasar unas cuantas noches sin dormir.

Me ha prometido explicarme más luego, porque, la verdad, lo que me ha dicho me ha dejado muy perplejo y con ganas de más. Y con un bulto enorme en los pantalones, por supuesto.

No se qué tiene esta mujer que me deleita.

Gros bisous,
J

09/10/2017

Si hubiera sido por Maman, ayer me exilio y me instalo en París para siempre jamás, celebrando tan feliz feliz evento con la famosa gangbang que está en preparación. Faltó poco, muy poco. Conseguí convencerla de que no hacía falta, que aquí la situación no es tan mala como la pintan, que de farsa no pasa y, por el momento, la cosa quedó así, aunque los nervios de la dama por el jolgorio que tenemos por estos lares ni se abate ni disminuye, sino todo lo contrario.

O, como decimos aquí, ans el contrari. Para quien le interese: “ans” es un arcaísmo de mi lengua materna, el catalán, y significa “sino”, “sino que” o “antes”, dependiendo del contexto, Es una de esas palabras arcaicas que me encantan de la lengua de mi pequeño país, como “adés” (hace un momento), “àdhuc” (incluso), “baldament” (aunque), “car” (porque), “ço” (esto), “d’antui” (en principio), “ensems” (a la vez), “hom” (la gente, en sentido abstracto), “llur” y “llurs” (el suyo, la suya, los suyos, las suyas), “nogensmenys” (no obstante), “onsevulla” (por todas partes), “puix que” (ya que), “o sia” (es decir), “tostemps” (siempre) y “quelcom” (alguna cosa).

¿Se nota que soy filólogo? Pues eso.

Y tras esta disgresión lingüística…

Pero Maman es como es, como yo, por cierto. La dama es muy tozuda, y se empeñó en poner un día y una hora a la diletante gangbang, que, si los hados lo permiten, tendrá lugar el próximo lunes 16, aunque la hora del evento no está todavía clara. Podría ser por la mañana, a partir de las 10.00, o por la tarde, a partir de las 16.00 (miedo me da que Maman tenga una idea genial de las suyas y terminemos haciendo una sesión doble).

Sí, querid@ lector/a. Has leído bien. La gangbang tendrá lugar en lunes. El día más bedesemero de la semana, el más hardcore, el más bruto, el más duro de empezar. Que todos los participantes tengamos libre ese día no cesa de sorprenderme. A estas alturas de la vida (de MI vida) ya no me sorprende de gran cosa, pero esta es una excepción, lo confieso.

Pues nada, en una semana tendrá lugar esta kermesse sensual, esta farra genital, este bullicio carnal, esta parranda lujuriosa, esta jarana de los sentidos, este jolgorio licencioso. En resumen, que follaremos.

Gros bisous,
J

07/10/2017

Ayer demostré que era capaz de hacer dos cosas a la vez (escribir y escuchar a mi sensacional y maravillosa Dama de los Pies Fríos) y que también no lo soy. Llegado a casa tras una gran velada con ella (logró dejarme completamente inerme e incapaz de poder mover los labios ni para darle las gracias), fui capaz de meterme en la cama pero no de apagar el móvil.

Por eso, a las cuatro y algo de la mañana, he recibido una llamada de Madame E que me informaba, por un lado, que tenía insomnio, por otro, que estaba sola, y por último, que estaba terriblemente hambrienta de sexo. Yo me olvidé ipso facto de que tenía sueño y fui en su auxilio (no se puede dejar que nadie pase hambre bajo ningún motivo).

Me recibió en la puerta con tan sensual abrazo que estuvimos a punto de acabar por el suelo, follando como posesos y con la puerta abierta. Por suerte, algo de seso prevaleció y la cerramos antes de encaminarnos a su habitación.

Así que ahí estábamos los dos, cachondos las cuatro de la mañana. Por eso fue un acto heroico que yo tuviera la presencia de ánimos y la fortaleza para estar de pie mientras la dama, de rodillas, procedía a comérmela entera. Porque, seamos sinceros, tener a esa hembra increíble semidesnuda ante mí y devorándome sin prisas era para caer de rodillas ahí mismo.

E. se suelta cada vez más conmigo, de manera que tengo otra vez entre mis manos el magnifico milagro de ver a una diosa desnudarse de todas las maneras posibles ante este imperfecto inmortal. Y el centro de todo el universo se concentra en ese elusivo punto en el que se reúne todo el placer, que duerme tapado bajo los pliegues de su coño.

Gros bisous,
J.

06/10/2017 (2)

Lola me ha hecho cambiar mis planes sobre la marcha. Ella es así…

Acababa de explicar sus ideas y fantasías y yo estaba con una gran sonrisa en la boca. Me contagia su vitalidad y su alegría de vivir, qué puedo decir. Así que, para mi sorpresa, de repente me ha preguntado si me apetecería hacer un trío con ella y con una amiga suya a la que conozco ligeramente de otros asuntos.

Digo sorpresa porque un trío siempre apetece. Y más con ella. Y con otra joven dama ni te cuento. Bueno, no tan joven comparada con Lola. Así que la propuesta ha sido lanzada, aceptada y puesta en nuestras respectivas agendas.

Tan simple como eso.

Gros bisous,
J.