10/08/2017

Kerry persiste en su línea de hacerme conocer gente (1) y ha movido Roma con Santiago para pergreñar un cita con la dama superliberal. Que lo haya logrado en menos de 12 horas me hace sospechar las dos que se conocen más de lo que mi británica reconoce. Yo, como mi genial Dama de los Pies Fríos, no acabo de entender la manía de Kerry por presentarme gente (hoy me ha dicho que se muere de ganas de que yo conozca a un caballero centroeuropeo), como si yo fuera incapaz de hacerlo. Teniendo en cuenta que ya lo hizo al comienzo de nuestra relación, sospecho que es algo innato en ella.

Por otra parte, me sorprende la presteza con la que la tercera parte de esta cita ha accedido a ella. Y yo, que en mis últimos tiempos, vengo conociendo gente porque me recomiendan (2)… ya ves tú. Un saludo a mi ciclista favorita, por cierto.

Problema. La cita es a las cinco, y yo no podía asistir por motivos profesionales. Así que he tenido que pedir dos cosas: una, que se demorarse la cita, y la ora, pedir un favor a alguien de mi confianza. ODIO pedir favores. No me gusta. Si no queda más remedio lo hago, pero no me gsuta. Hacerlos no me importa, pero pedirlos sí.

Bien. La cita tendrá lugar esta noche, a las nueve. Cenaremos, charlaremos y después cada oveja a su casa, aunque Kerry me quiere en la suya. Y yo necesito dormir un poco, en serio, que esta semana entre el calor, ella y mis otros vicios, no duermo lo que me hace falta. Supongo que podremos llegar a un arreglo que me permita dormir un rato.

Pensando como pensaría mi Dama de los Pies Fríos, me huelo un trío con las dos o alguna perversidad de la rubia.

Gros bisous.

(1) “¡Tienes que ampliar tu agenda!”, me dice. ¿Querrá que lleve la guía telefónica metida en el bolsillo?
(2) Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

09/08/2017 (2)

Esto es irritante.

Ayer Kerry me habló de una conocida suya y me la pintó con tales colores que, con mi negro sentido del humor habitual, le pregunté si me la estaba intentado vender como esposa. Ella se limitó a decir que “mira que tú eres muy liberal, pero ella te gana. Hasta te podría dar lecciones”. Como Maman y la Dama de los Pies Fríos me aleccionan por activa y por pasiva, pues la verdad, no me viene de una. Total, aunque yo soy, modestia aparte, muy bueno en cuestiones liberales y eroticofestivas (1), soy consciente de que los hay mejores (2).

Pero me importa una mierda. O dos si estoy de humor generoso.

Así que, mientras desayunabamos esta mañana en su cocina y tratábamos de temas y cosas veredes, amigo Sancho, mi rubia favorita ha vuelta a sacar el tema de esa dama liberal misteriosa y que es la caña de España, del universo y sus alrededores. Yo a ciertas horas de la mañana y en ciertas condiciones mentales aguanto mejor las divagaciones ajenas, pero hoy no, ni armándome de paciencia, así que, cuando la décima frase del arranque lírico de la británica amenazaba con pasar de la égloga pastoril a una alba en toda regla, la he cortado con un seco:

-¿Pero me quieres decir quién es?

Ha faltado añadir “coño”, lo se. UIna frase así es como servir unas judías sin chorizo, pero no me ha salido.

Pues no ha querido, la muy hija de la gran bretaña.

Esta tarde, whatssap va, whatssap viene, ha seguido con las indirectas, hasta que yo, al tercero, con la paciencia agotada y desprovisto de cualquier atisbo o intento de arranque poético, le he disparado que…

-Tengo demasiados pelos en los cojones para que vengas tú a vacilarme. Si me quieres decir quién es, me lo dices, y si no, te callas o cambias de tema.

Bueno, la brutónica esta sólo ha entendido algo de mis cojones y que hable o calle para siempre. Y entonces, después de todo lo narradado me suelta, con su genialidad estupefacción británica:

-¿Ah? ¡Pues eso lo arreglo fácil y te la presento!

Si es que tengo que quererla, a pesar de que me traiga de cabeza y me multiplique las canas a veces…

Gros bisous
J.

(1) No en vano soy uno de los MEJORES comedores de coño de este lado del Este del Nilo… que demonios, y del Oeste también.
(2) Que no es lo mismo que más dotados, que eso es pecatta minuta en mi mundo.

09/08/2017

Llevo un par de semanas que me cuesta dormirme por el calor, de manera que alargo mi actividad un poco. Anoche, además de lo ya dicho, me apetecía estar acompañado y contacté con dos de mis damas favoritas para ver cuál de las dos estaba de humor para unirse a mi noctambulismo.

Kerry replicó la primera y se llevó el premio. Quedamos donde ella estaba con unos compañeros de trabajo y me fui allí. Creo que tardé menos de cinco minutos en decidir que mi querida británica necesita cambiar o bien de trabajo o bien de compañeros.

De todo el personal presente (una docena de personas, yo incluído), me llamaron la atención dos chicas. AF, de edad imprecisa que situaría entre los 30 y los 40, cabello negro, 170 y algo, atractiva; AC, cercana a la treintena, vivaracha (con esa peculiaridad que tienen las británicas para soltarse la melena pero sólo cuando beben un poco), buen tipo, pechos grandecitos y una peculiar mezcla entre cara de niña buena y de pecadora.

Por lo que hablé con las dos, tengo claro que follaré con la segunda (que me diera su telefóno ayuda) y que con la primera, si no se media un milagro o un capricho de Kerry, no volveré a cruzar palabra. Me quedo con la duda de si merecería la pena o no.

Gros bisous,
J.

08/08/2017 (2): Morrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrbo

Posiblemente no llegue a conocer ni a “Papi” y “Baby Girl” ni a “The Boss” y “Diosa”. Nos movemos en diferentes áreas, por así decirlo, y, aunque tengo curiosidad, prefiero no adentrarme en un arte del que sólo conozco la teoría. Y ellos no me inspiran ni curiosidad ni morbo. Así que nada. Por el momento, mejor así.

Hoy me han llamado “Monsieur Morbo”. Por venir de quien viene, me he sonreído. Por significar lo que significa para ella mi sonrisa se ha extendido, perversa y orgullosa. Por significar lo que significa para mí, una risa profunda y maliciosa ha brotado de mis labios y he pensado “lástima, no, todavía no, no tanto, pero es un buen comienzo”.

Me gusta inspirar morbo en otras personas, me gusta que me lo despierten, me gusta tenerlo en las venas, en el cerebro, en la carne.

Gros bisous,
J.

07/08/2017

Kerry quiere presentarme a dos parejas amigas suyas. La primera está formada por “Papi” y “Baby Girl”, la otra por “The Boss” y “Diosa”. Así, a bote pronto, sólo puedo decir que sus apodos me hacen levantar las cejas con un cierto excepticismo, pero intento no sacar conclusiones a partir de poco más que una unión aleatoria de consonantes y vocales.

Ayer estuvimos juntos. Tomamos una cena ligera y charlamos y luego tuvimos una sesión privada algo breve porque ella tenía que madrugar hoy. Pese a la brevedad, fue deliciosa. Empiezo a observar que se está soltando más, una vez superados sus problemas. Incluso ha descartado su deseo absurdo de ajustar cuentas con cierto miserable que conocemos. Mejor así.

Ahora tiene la fantasía de participar en un bukake y en una gang bang. Viniendo de ella me sorprendo un poco. Es como si yo, de repente, quisiera casarme por la iglesia e invitando a toda mi familia.

A ver que pasa.

Gros bisous,
J.

05/08/2017

Anonyma anoche me hizo descubrir nuevos placeres y formas de explorar y conocer mi cuerpo que no había considerado hasta la fecha.

Nos reunimos en la recepción del hotel B. a las cuatro menos veinte de la mañana y, en menos de diez minutos, ya estábamos en nuestra habitación, nuestro pequeño paraíso privado. Y en menos que tardo en pestañear dos veces, estabamos desnudos en la cama, abrazados y comiéndonos a besos.

Fue una noche de pasión tranquila, porque, a pesar de las ganas atrasadas, nos dedicamos a recorrernos con ojos, labios y dedos. El sexo se olvidó inicialmente de su frenesí y no comenzamos a volvernos salvajes hasta que hubimos saciado las ganas de tenernos el uno a la otra.

Así que no fue hasta pasadas las seis de la mañana, cuando empezó a amanecer, cuando, después de hartanos de besos y caricias, de corrernos sin dejar de mirarnos a los ojos y de degustar un pequeño tentempié, que fuimos a por el delicioso y maravilloso “sexo sucio” que tanto nos gusta a los dos.

Fue odioso tener que separarnos hacia las ocho, realmente odioso.

Ahora que pienso, hoy sólo he dormido un par de horas, después de comer.

Si sólo pudieramos repetir esto más a menudo.

04/08/2017 (3): Primer encuentro

Esta mañana he conocido en persona a una chica con la que llevo intercambiando mensajes de manera intermitente desde hace un par de meses. Es una chica nacida de fuera de Barcelona, 25 años de edad (sí, le saco 19 años), culta e inteligente, aunque ella dice que, comparada conmigo, es tonta, algo con lo que no estoy NADA de acuerdo.

Está estudiando Sexualidad Humana y Educación Sexual y se define como exploradora, curiosa, amante de la lencería y del buen sexo y, como mi Dama de los Pies Fríos, fuma (lo que me recuerda que Anonyma ha dejado eso). Quiere explorar el lado oscuro y, tras leerse mi diario de punta a punta, piensa que yo puedo ayudarla. De hecho, cuando nos empezamos a escribir, tiempo ha, ya me lo dejó claro entonces.

Pues que así sea.

Gros bisous,
J.

04/08/2017 (2): Cita

Hoy tengo un cita poco convencional con Anonyma. Después de vernos muy poco últimamente por culpa de las malditas vacaciones escolares, hoy la dama ha pergreñado un plan de lo más insólito. Aprovechando que su hijo tiene una cena con amigos de su clase y que su hija no está en Barcelona, nos veremos después de que el muchacho regrese. Es decir, a las 4 de la mañana, hora harto insólita, pero a la que obligan los hados.

Pero por ella, eso y más.

Todo está planeado, aunque, por supuesto, cuento con que algo se vaya al garete en el momento menos oportuno, por lo que me he armado de toda mi reserva de paz espiritual y me he encomendado a la Diosa Fortuna. Que sea lo que Afrodita quiera.

Gros bisous,
J.

04/08/2017

Hoy tengo una cita y mucho que contar.

Ayer pasé una velada fantástica, de las mejores, si es que no fue la mejor, que he tenido con mi adorada Dama de los Pies Fríos. Esa conexión mágica que nos une alcanzó cotas olímpicas ayer, sobre todo a partir de una epifanía que tuve y que comenzó con unn visión de ella y yo frente a la iglesia de St. Julien le Pavre y que culminó cuando me visitió en esa ensoñación mio madre, que en paz descanse. No se si fue un momento que yo cree más o menos conscientemente, pero aún conservo la sonrisa que me produjo ese evento.

A partir de ahí ella y yo hablamos y hablamos, perfeccionando ese lazo tan dificil de explicar que nos une y hace que nos complementemos de esa manera tan mágica, cuando nos sobran los cuerpos y nos liberamos de la carne y, así, desprovistos de nuestras túnicas de piel, nuestras almas dialogan casi labio a labio.

Con ella crezco, con ella encuentro respuestas a preguntas que permanecían flotando en mi mente, con ella otras se quedan igual, sin respuesta, y también me crea algunos enigmas. Con ella veo lo que he avanzado y todo lo qeu me queda por hacer. Y se, porque ella me lo dice, que yo también le aporto. Y, por eso, ronroneo intensamente de placer. Yo soy vagamente consciente de que le hago bien, pero que me aspen si se como.

Lo que sí se es que a veces me saca un lado paternal muy curioso en mí y me lleva a darle consejos e, incluso, a decirle que no haga X (para perplejidad suya, que ya está crecidita para que le digan lo que tiene que hacer, y para la mía, que yo maldita sea la gana que tengo de hacer de tutor de nadie)

Gros bisous,
J.

03/08/2017

Ya tengo la parte esencial de la fiesta apalabrada. Maman me ha dado un presupuesto que no creo que vaya a usar ni una tercera parte y mon père noir va a intentar conseguir para la parte final del evento la casa donde realizamos la famosa orgía de noviembre. Ahora me falta encontrar las localizaciones para los “entremeses”. Hasta ahora tenía una idea en mente: que cada “entremés” tuviera una localización propia en un rincón exclusivo de la geografía urbana barcelonesa. Pero esto es demasiado complicado y requiere una logística que depende demasiado de la buena suerte y de la buena voluntad de los participantes, y eso se puede resentir por la necesidad de desplazarse de un lugar a otro. Así que nada, todo tendrá lugar en el mismo sitio. Keep it simple, my friend.

Por eso lo voy a simplificar y mantener la esencia. Y he aquí que mon père se vuelve tan vital para mi plan porque necesita la casa de noviembre, sí o sí. Por el momento colabora de buen grado, pero intuyo que tendré que premiarle o incentivarle, y se cómo.

Problemas adicionales.

a) Los invitados. Parte del personal está ocupado con sus vacaciones o con sus hijos, y afinar la agenda para todos va a ser complicado.
b) Por motivos relacionados con los “entremeses”, la fiesta no puede tener lugar ni en martes ni en viernes, ni se pueden usar ni en el vestuario ni en el maquillaje los colores amarillo, verde o violeta, lo que me plantea un gran problema por el cariño que le tengo a cierta planta. Pero para eso creo tener una solución perfecta y garantizada al 20×1000 (que es mejor que el 100%). De paso, ayudaré a un buen amigo.
c) Conseguir que las agendas de tres damas coincidan con la de los de a).
d) Que los preparativos no me acaben estresando.

A ver si de aquí al domingo tengo todo organizado.

Gros bisous,
J.