Hoy me he llevado una sorpresa: me he encontrado accidentalmente, y nunca mejor dicho, con una dama con la que flirtée hace tiempo pero con la que no quise tener nada porque me pareció rematadamente tonta.

Como decía, hoy me he encontrado con ella en urgencias (nada importante) cuando ella salía de una revisión médica y yo entraba. Se ha quedado a hacerme compañía y darme ánimos (por algún motivo pensaba que yo estaba preocupado) y eso me ha hecho revaluarla.

Quizás me precipité.