La dama del gangbang de ayer estuvo… bien, durante unos 30 minutos. Luego, tras una especie de bukkake, dijo “gracias a todos” y se fue. KM remató la faena, y lo hizo con nota.

En total, cinco hombres, y sospecho que si hubiéramos sido una docena tampoco habrían sido suficientes. Esta mujer es un fenómeno de la naturaleza. Sólo he conocido una mujer como ella, benditos sean sus gélidas extremidades, y dudo que vuelva a repetir el hallazgo.

Ahora habla de organizar una orgía.