Después de la salida de ayer, estoy hecho polvo. La culpa es mía, por empeñarme en querer tener un ritmo normal y no descansar todo lo que debía, pero en fin, tampoco podía estarme todo lo quieto que me apetecía.

Mañana, más y mejor y más extenso.