Me complace poder registrar aquí que KM se ha entusiamado con mi idea. “Mientras yo salgo de dudas sobre unos, tú te podrás divertir a su costa“, me ha dicho.

Gracias sean dadas a Venus por no tener por esta mujer la misma adicción sin límites que tuve por la Dama de los Pies Fríos. Menudo destrozo me haría esta cabrona.

No soy más que remotamente capaz de lo retorcida que puede llegar a ser, pero, teniendo en cuenta la imagen de chica tonta y fácil que da, los voluntarios para el experimento se van a llevar una sorpresa mayúscula. Y eso si sale bien. Si sale mal, el descubrimiento será apocalíptico.

La de mañana será una gran velada.