Dentro de tres horas comenzaré a cobrarme mi “prenda” con MK. Debo confesar que tenerla tan intrigada e ignorante de mis propósitos me produce un pequeño placer y una gran sonrisa.

Espero que tenga el sentido del humor al máximo, porque le va a hacer falta… Sólo tengo una duda y es referente al final de la velada.

En fin, lástima que no sea mayo.