No creo que, en todos los días de la vida que me queda, vaya a dejar de pensar que una cosa es el amor y otra el sexo, y que si las personas somos fieles a nuestras parejas es tanto por respeto como por miedo a perderla si somos descubierto.

Sigo sin entender del todo eso de “si estas conmigo, has de tener suficiente”. Es tan lógico como comer siempre la misma comida cocinada del misma manera.

Pero igual que hay gente vegetariana que aborrece la carne, hay gente fiel. De la misma manera que hay personas que aceptan su pareja pueda tener sexo con otras personas.

El mundo está lleno de seres complejos.