Anoche mi Dama de los Pies Fríos me aconsejó como afrontar mi próxima visita a cierto club liberal que nunca me ha gustado. Como Lady J. lo adora, no queda otra que respirar hondo y afrontar la aventura con todo mi sentido del humor.

Al final dijo algo que despertó mi mente y que me hizo formular un plan sbre la marcha. Entre ella y Lady J. me han acabado por motivar. Lo cierto es que o me siento preparado para ir a ese club, por razones varias y que ese lugar me trae malos recuerdos. Y por eso mismo iré, porque si demoro la escapada hasta que sienta que es el momento, nunca lo será, por la aversión anteriormente citada.

En fin, iré porque tendré de mi lado mi inmensa curiosidad, estas ganas eternas de explorar y explorarme, una dama que me aportará una cierta calma y refugio y, por último, porque tengo un enorme deseo de desafiar a mi destino.

À bientôt,
J.