Lady J. se ha apuntado a una web liberal para “ampliar” experiencias, y esto ha provocado una discusión, que ha girado en torno a mi escepticismo sobre la idoneidad de tal acto, pero la dama está decidida. En fin, mejor dejarla hacer. Mientras está ocupada con esa web no la lía en otras partes.

Se ha apuntado como chica “con pareja”, lo que ha provocado un arqueamiento inmediato de mis cejas, porque me he temido que yo era la otra mitad, como efectivamente resulta ser. Pero tiene su lógica. Al saber que “tiene” pareja, los moscones no son tan pesados, aunque eso, en mi experiencia, es relativo, y las opciones se amplían (¿he dicho relativamente?).

Tiene su gracia que sea ella la que lleva la iniciativa en esto, y su irónico sarcasmo que yo me limite a mirar y esperar a ver de qué chistera sale el conejo. Al menos se le han quitado las prisas. Lo malo es que sigue con sus ideas en reserva. Ay, señor, lo que me va a hacer sudar esta mujer.

À bientôt,
J.