Lady J. se ha mostrado entusiasmada con mi idea, aunque apenas haya sido poco más que un esbozo y cuatro apuntes sueltos. De repente la idea de comprobar qué es capaz de hacer, de ver hasta dónde puede llegar se le antoja irresistible.

Y yo sonrío pensando en que mi Dama de los Pies Fríos y KB han sido dos musas involuntarias de esta idea…

Por el momento me tocará frenarla, porque ya está teniendo una cascada de ideas y eso no es del todo bueno…

Mientras tanto, sigo observando admirado los avances y las reflexiones de KB. Envidio ver como se va descubriendo a ella misma y tengo una curiosidad enorme por saber hasta donde se atreverá a llegar. Me tiene autenticamente intrigado. Y seducido. Sigue siendo deliciosamente adictiva.

También me preocupan sus dudas y sus momentos de crisis interna. Ha de ser así, porque todo parto y toda iniciación llevan ese equipaje, pero me gustaría que fuera de otra manera para ella.

Hasta las próximas letras,
J.