Posiblemente no llegue a conocer ni a “Papi” y “Baby Girl” ni a “The Boss” y “Diosa”. Nos movemos en diferentes áreas, por así decirlo, y, aunque tengo curiosidad, prefiero no adentrarme en un arte del que sólo conozco la teoría. Y ellos no me inspiran ni curiosidad ni morbo. Así que nada. Por el momento, mejor así.

Hoy me han llamado “Monsieur Morbo”. Por venir de quien viene, me he sonreído. Por significar lo que significa para ella mi sonrisa se ha extendido, perversa y orgullosa. Por significar lo que significa para mí, una risa profunda y maliciosa ha brotado de mis labios y he pensado “lástima, no, todavía no, no tanto, pero es un buen comienzo”.

Me gusta inspirar morbo en otras personas, me gusta que me lo despierten, me gusta tenerlo en las venas, en el cerebro, en la carne.

Gros bisous,
J.