Se me ha ocurrido una grandiosa idea, perversa, maligna, cruel, libidinosa, lujuriosa, excitante, inmoral, fantástica y sensacional que tengo que comentar ipso facto con Maman porque, si ella me da el visto bueno, organizaré la mayor extravagancia liberal que han visto los tiempos.

La idea es tan buena que toda la puta comunidad liberal parisina se mudará a este rincón del Mediterráneo. Y vendrán de más lugares. Crearé leyenda.

Gros bisous,
J.