Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo.

Pero todo es tan tedioso, imposible de describir. No importa cuánto vea, nunca quedo satisfecho. No importa cuánto oiga, nada me colma. ¡Qué difícil me resulta explicar lo aburrido que es todo esto! ¡Nadie se cansa de ver! ¡Nadie se cansa de oír!

Pero no ven ni oyen.

J.