Kerry me ha preguntado si tengo planes para el pequeño finde de cuatro días, y le he contestado afirmativamente: Dormir mucho. Eso la ha desconcertado un poco, pero yo lo tengo muy claro. Cuando no duerma, estaré follando, y viceversa, salvo las inevitables paradas para avituallarme.

En otro orden de cosas. El sábado me contactaron dos mujeres que buscan chico para trío. El sueño húmedo de todo hombre liberal y de muchas parejas. Ha sido algo positivo, porque, cuando yo pensaba que ya nada podía sorprenderme, esto lo ha logrado. Y esta mañana lo ha hecho una pareja, ella embarazada, él morboso, para lo obvio, como las de antes. A veces me sorprende la extraña y caprichosa pluma con la que se escriben los retorcidos renglones de mi vida.

Por eso, y como ya también soy escritor, he decidido tentar al destino y buscar una manera de verme este largo finde mío con Anonyma. Si todo va bien y los planes no cambian, tenemos disponibles dos mañanas para encontrarnos, así que, si todo va bien y la suerte acompaña, como mínimo podremos estar juntos una de esas dos ocasiones.

Y como Kerry ya me ha dejado claro que quiere alguna de mis mis noches, no hay problema.

Gros bisous,
J.