Anonyma y yo hemos quedado par atomar un café y charlar un poco. Tiene una pequeña oportunidad para escaparse y nuestras ganas han hecho el resto. Estamos contentos por poder vernos, porque nos temíamos que ibamos a tardar mucho más en hacerlo. Pero no…

Está contenta porque pude cerrar el capítulo mencionado ayer. Sin saber del todo que pasaba, notó la mala disposición que tenía para frontar la tarea (vamos, que no me hacía ni puta gracia), y se alegró mucho al saber que, fuera lo que fuera, ya ha quedado atrás. Me encanta que me dedique su atención y me mime como lo hace. Y yo me vacío en ella, porque no se comportarme de otra manera.

Así que hemos planeado encontrarnos.

Me estoy relamiendo de puro gozo.

Gros bisous,
J.