Lady Desconocida me ha emplazado para un café esta misma tarde. “A veces soy impulsiva, a veces impaciente y a veces todo eso a la vez”, me ha dicho Luego se le ha complicado el día y hemos tenido que anular el encuentro, que ha quedado para uno de estos días próximos.

Regala información sobre ella a cuenta gotas, y está creando un misterio que, espero, estará a la altura de mis expectativas. Ya llevo acumulados demasiados desengaños y no estoy para jueguecitos. Sin embargo, con ella no tengo esa sensación. No bajo la guardia, pero tampoco estoy con los siete sentidos en estado de alerta permanente.

Sin yo pedirlo, me ha prometido que nuestro próximo encuentro (para charlar y conocernos) será memorable. Me mata la curiosidad, lo que me hace sospechar que la dama me ha calado un poco. En fin, paciencia. Sospecho que con ella será esta una costumbre que tendré que volver a cultivar.

Gros bisous,
J.