Maman está planeando algo, como ya dije en otro lugar. Va a ser algo grande y espectacular, dice ella, como no has visto todavía.

Y yo me siento preso de un particular ennui, porque, sea lo que sea, creo que ya lo he visto. Una vez desprovisto de sus ropajes, todo evento liberal es igual, todo es sexo, con pequeñas variaciones según depare el Destino.

No me importa. Estarán mis galos y seguro que será estupendo.

Lo único que pido es que ella no tenga responsabilidades, que me la quiero llevar metida en un pliegue de mi carne, ahí mismo, justo encima del corazón.

Gros bisous,
J.