Estoy perplejo. Hace un tiempo, unos meses de hecho, que hice una limpieza de mi agenda y saqué a todas las parejas que formaban parte de ella, sin importar el nivel. Sólo hice una excepción, con mis galos favoritos, N. y P., y, ahora que pienso, con Maman y con mon pere noir. Básicamente, debido a la diferencia entre sus mentalidades, sus temores, manías, banalidades y complicaciones varias, las parejas, desde mi punto de vista, requieren un esfuerzo desmesurado para la recompensa final. Añádanse el par de decepciones sonadas que salpicaron mi vida estos meses pasados y ya tienes, mi querido lector/a, la causa de mi decisión.

Hace un par de días, una pareja con la que mantengo contacto epistolar desde hace unos cuantos años y que nos leemos con una cierta frecuencia, me informaron que van a pasar por mi cuidad un fin de semana y que quieren conocerme, porque ya es delito que, después de tanto tiempo, no nos conozcamos en persona aún. Me sorprendieron, y lo reconozco abiertamente, cuando añadió que ambos tienen muchas ganas de pasar la noche conmigo.

Dado que, desde que anuncie que tengo una fiesta en preparación me está pasando como con los donettes, es decir, que me salen amigos de todas partes, quise salir de dudas para evitar malos entendidos. Ellos, rapidamente, me dijeron que quieren conocerme a mí, no participar en una fiesta con gente que ni les va ni les viene. De pasada me recordaron que son una pareja abierta, no swinger, y que los intercambios no les atraen demasiado. Lo que quieren, es decir, lo que ella quiere, es follar conmigo, y el lo que desea es ser testigo de ello. Como conozco sus usos, no tengo problema.

…Sólo esta sensación absurda de que me estoy saltando una regla. En fin, tengo una semana para disipar estas dudas. Uy, ya se han disipado. Que rápido…

Mientras tanto, sigo con mis planes y, gracias a una persona que he conocido, he resuelto el problema final, el del lugar de encuentro. Las cuestiones logísticas están marchando como la seda y los invitados serán notificados en breve del evento, del que ya tienen noticia. Para el miércoles espero tenerlo todo atado y comenzar los preparativos finales.

Mención aparte para mi querido JP, que me ha prestado una ayuda vital e indispensable para poder atar este último asunto. Su recompensa estará a la altura de la hazaña protagonizada.

Gros bisous,
J.