François al final ha colaborado (a cambio de una pequeña recompensa) y ya tengo lo necesario para poder encontrar a la dama que me dejó tan fascinado el otro día. Bien, como digo en estos casos, quid pro quo y todos tan felices.

Ahora, sin prisas, que es como mejor se hacen las cosas, a ver si puedo contactarla, porque me dejó prendado. Es curioso, me siento un poco como un colegial.

Gros bisous,
P.