Tras lo de ayer, hoy en mi casa convivimos tres liberales (mi tía, mi sobrina y yo). Estábamos sentados desayunando (una en pijama, la otra en camiseta y pantaloncito, yo con vaqueros y camisa, los tres con sueño), callados, cuando a mi tieta le ha entrado el diablo en el cuerpo y le ha propuesto a mi sobri irse de tiendas y “otras cosas nuestras”.

Yo, riendo, les he dicho “así que me margináis, eh, so golfas… pues yo me voy a follar a la primera que me llame!!!”. Y la primera ha sido Lady J. Puta ley de Murphy. Bueno, la segunda. Tampoco. Los del 1004 y sus ofertas. Al final, como los hados no colaboraban, he enviado un mensaje a CS para quedar esta tarde.

El día ha pasado lento, caprichoso y un punto hijodelagrandísima, pero al final ha llegado el encuentro y ha sido tan bueno como todos los anteriores. CS desborda sensualidad y lujuria, y me fascina y hace enloquecer. Soy adicto de su culo. Me encanta mordisquearselo y apretarlo con mis manos mientras la follo, lo que hace que ella disfrute aún más. Me está haciendo mejorar mis habilidades orales, por cierto.

Disfrutamos juntos, el tiempo vuela cuando estamos a solas, así que, más que nunca, voy a pasar al plan B. Mañana lo pondré en práctica, porque tengo una cita con Kerry para tomar café y charlar. Le hacen falta mimos y para eso soy el mejor también.

Gros bisous,
P.