Hoy CS y yo hemos podido tener el encuentro que ayer se aplazó por causas ajenas a nuestras ganas. Me sorprende el deseo mútuo, cual dos colegiales. En uno de los descansos hemos confesado esas ganas, y nos hemos llegado plantear vernos todavía más a menudo. La cuestión sería dónde, porque nos hace falta un lugar mejor que el habitual. Creo que eso podría solucionarlo…

Hemos charlado un poco más todavía, y hemos follado hasta quedarnos satisfechos, antes yo que ella. El nivel de cansancio ha sido lo que nos hace replantearnos lo de vernos más a menudo, o nos quedamos en los huesos de tanta actividad.

Mientras, nota aparte, tengo todavía la resaca de una enorme decepción causada por un “conocido” liberal y otra de un ex-compañero profesional. En fin, la vida es así.

Gros bisous,
P.