He anulado el experimento informando a quien toca que estoy hasta las narices de la tontería de las citas express. Quien me quiera conocer que se lo tome en serio y, por favor, que no sea un atajo de liberales de pacotilla.

Me voy a quitar todo este absurdo de encima, descontando lo único bueno que ha salido de todo ello, CS.

Me siento tenso, noto que todo lo que sucede a mi alrededor empieza a escaparse de mi control, si es que alguna vez lo tuve. Una vez más, yo no juego el juego, sino que él me juega. Bien, si eso se piensa, veremos que pasa cuando yo cambie las normas.

Ahora mismo.

Gros bisous,
J.