Estoy algo sorprendido. Ayer hice un comentario marcadamente machista. Precisamente el tipo de frase que he reprochado cuando se le ha escuchado a otros hombres. Y tuve que hacerlo delante de la Dama de los Pies Fríos.

Axioma uno: cuando me equivoco, lo hago a lo grande.

Supongo que tengo que afrontar que, a veces, soy presa de genes atávicos que me hacen quedar como un idiota. Normal, si digo idioteces, soy idiota, que diría Forrest Gump. Vale, a veces soy idiota. Lo asumo y me disculpo por ello. Peor machista no, eso sí que no me lo permito.

Bueno… al menos tengo sentido autocrítico. Ahora, a corregir ese fallo y no repetirlo.

Gros bisous,

P.