Etiquetas

,

La fiesta fue bien, porque pude quedarme con lo que me interesaba y desentenderme del resto. Básicamente, lo que había ahí, como ya dije, no va conmigo. Es otro estilo, otra filosofía.

Lo interesante fue, por un lado, que conocí a dos personas muy interesantes, una de las cuales ofrece la posibilidad de conocer a más gente, y, por el otro, que con ayuda de una de esas dos personas, pervertí un poco la fiesta y, dentro de la misma, me monté con ella mi propia celebración, para enfado de algunos de los participantes, que no les gustó sentirse excluidos. Ah, se siente, las reglas entre esa dama y yo dejaban el juego reducido a dos.

El sexo deportivo no es para mí. Lo respeto, pero no me va. Los números no me valen (se nota que soy de letras). Prefiero la intimidad de dos o tres personas, el cara a cara, el poder poner nombres a las otras personas (es un decir). Lo de ayer, un gang bang, es otra cosa.

Gros bisous,
P.