Hoy estoy invitado a una fiesta liberal de la que tengo poca información y, de lo que se me ha contado, prácticamente nada me atrae. Forma parte de todo eso que estoy dejando atrás. Pero iré, porque sigo siendo un curioso innato y me apetece ver de qué se trata. Y si se tercia quedarme y si no irme.

Esta mediodía he conocido a una dama muy interesante. Liberal, separada y con una gran curiosidad por explorar los límites y posibilidades que este “lado oscuro” le brindan. Por lo que hemos hablado tenemos muchos puntos en común, bastantes diferencias y grandes posibilidades de ser amigos. El tiempo lo dirá.

Gros bisous,
P.