He decidido tomarme una temporada liberal sabática. Hacer borrón y cuenta nueva, plantearme nuevos objetivos y nuevas metas y, mientras tanto, descansar. Sólo voy a continuar con un asunto que tengo pendiente y con el que quiero seguir adelante.

Ahora mismo me siento saturado y caminando por una senda que no es la mía, al borde de un precipicio. Me siento así, al borde de un abismo, a punto de caer en él. No puedo decir qué es lo que va mal, pero sí que siento que no voy bien, que sigo unos pasos que no son los míos, que me adentro por una ruta que no es la que yo he elegido.

Es el momento de parar, reflexionar y tomárselo todo con calma. Poco a poco, sin prisas. Por enésima vez.

Gros bisous,
P.