Estoy despistado.

Me olvidaba mencionar un episodio pintoresco de mi vida “oscura” que me tiene algo intrigado y sorprendido. Kerry (tanta paz tengas como has dejado) me recomendó a unas cuantas amigas suyas y, al saberse que ya no estamos juntos, las damas han empezado a llamarme porque les interesaría conocerme.

Pasmo 1 Yo 0.

A estas horas, casi las doce de la noche, el recuento de propuestas para quedar, conocernos “y lo que surja” me deja con seis propuestas para quedar a corto plazo, dos a medio y otro par con una agenda un tanto nebulosa que se necesita perfilar. Y, de repente, observo divertido que me van a faltar días para tanto café. Mejor que sea descafeinado, o me subiré por las paredes.

Pasmo 2 Yo 0.

Mientras escribo esto, lanzo furtivas miradas al espejo y me veo, sólo para recordarme que no soy Brad Pitt, sino Harry Potter, y me sonrío porque, sinceramente, me sorprende tanto interés en este pobre juntaletras que, de vez en cuando, junta orgasmos en la cama.

Gros bisous,
P.