Esta tarde he estado de charla con Marga, la dama que coprotagonizó la pequeña fiesta del fin de semana pasado. Hemos charlado de todo un poco, haciendo un pequeño intercambio de información sobre nosotros mismos y riendo porque el divertimento organizado por Lady S. trastocó (o mejor dicho, aceleró) un poco el orden natural de las cosas (primero tomar un café y conocerse, luego todo lo demás).

Ella ha sido directa y precisa, lo que se agradece, dada mi tendencia a decir mil palabras para expresar lo que se dice comunmente en diez (como acabo de hacer al soltar dos líneas en lugar de decir que a veces me voy por las ramas). Entre la claridad de sus ideas y la experiencia aportada por mis errores nos hemos puesto de acuerdo con mucha rapidez.

Primer tema solucionado.

Gros bisous,

P.