Veo con extremo placer y admiración como una dama va creciendo y adentrándose en su lado liberal, tanto por la parte de caminar por este lado “oscuro” y, por otro, por el de disfrutar de su liberalidad. Tal vez pueda asesorarla en ese trayecto, lo que seria un honor para mí.

Hoy correrán ríos de semen a su salud. Será su bautismo, aunque meramente a nivel simbólico. La deseo, y lo sabe. Eso la inquieta, por ser yo, por la novedad, y lo se.

Y lo disfruto.

Como disfruto de darle espacio en estas páginas por primera vez.

Gros bisous,
P.