Elle y yo hemos quedado para esta tarde. Como ya dije, ayer nos quedamos con más ganas, y vamos a volver a encontrarnos hoy mismo.

Me asombra un poco esta necesidad mútua de volver a quedar con tanta premura, y a la vez me encanta. Así que mejor disfrutar del momento y de la oportunidad.

Es curioso que, pese a lo deliciosa que fue la jornada de ayer, los dos tenemos la sensación de necesitar repetir lo más pronto posible.

Gros bisous,
P.