Hoy es ese día en el que no existo.

Hoy es ese día en que mientras el sol brilla yo parezco vivo, pero que cuando el astro se hunde en el horizonte le acompaño y dejo de existir. Queda la cáscara, el cuerpo, que se mueve y hace ruido. Pero yo no estoy ahí. Es un proceso extraño, que al acercarse las funestas horas del maldito evento va envenenando mi ser y me va apagando. Simplemente me apago.

Hoy es el décimo aniversario de la muerte de mi madre.

PD: No quiero mensajes de condolencia, ni de simpatía, ni nada similar. No escribo por eso. Sólo escribo.