El reencuentro con lady N. ha sido muy bueno. Hemos hablado un poco antes de embarcar y luego recogiendo nuestros equipajes. Ella ha partido en pos de su hotel y yo en camino de estos tres días de “turisteo” por la antigua capital imperial. Quizás volvamos a vernos en Barcelona.

Voy a desconectar totalmente de mi agenda liberal. Es algo que me apetecía realizar hace tiempo y que voy a llevar a cabo este fin de semana. Me muero de ganas por empezar.

Gros bisous,
P.