Tercera noche con ella, esto se empieza a parecer una costumbre (STREAM OF CONSCIOUSNESS?). y aunque el cansancio ya ha hecho mella en mí, puedo decir con la cabeza bien alta (no la bajaría ni aunque tuviera motivos para ello, que no es el caso) que ha sido una velada a la altura de las anteriores, malgré moi.

No habrá una cuarta, porque ambos tenemos compromisos personales (cenas verbeneras varias) y, sin embargo, sí pasaremos la noche juntos.

En menos de seis horas he estado acompañado por dos damas liberales fascinantes.

Gros bisous,
P.