Entrada número 1000… cuánto ha llovido desde aquel lejano día…

Llevo acatarrado/engripado/fastidiado desde el miércoles por la tarde. Hoy ya vuelvo a estar normal, pero tengo mis sospechas. He cogido algo de frío paseando (ayer todo el día recluído en casa… tenía que salir) y posiblemente mañana esté otra vez fastidiado. Y la rubia que no me ha dado ningún remedio casero para el costipado. Ya le vale.

Es rubia.

Así que toca tomárselo todo con calma y dejar la agenda liberal en suspenso. Por suerte no he tenido que anular nada, sólo dejar para luego mis charlas liberales con Mon Ange Rouge. No hay prisa.

El que se apresura, pierde.

No seré yo.

Gros bisous,
P.