Ayer una dama increíble me desvirgó. Bueno, no exactamente, pero por primera vez este oso panda liberal mantuvo relaciones sexuales al aire libre. Al menos en España, porque en Francia empiezo a tener mis dudas con todas las andanzas de mis tiempos emparejados con mi ex-osita.

Fue, sinceramente, divertido, excitante y estresante, porque, por resumirlo en una simple frase, “hay cosas que se hacen mejor en una cama”. Y punto.

Pero nos lo pasamos en grande. Y todo fue porque se me ocurrió lanzar una frase provocativa de las mías y me la tomaron al pie de la letra.

Y mon ange Rouge, que me emocionó por su comportamiento, sensato (un poco demasiado), racional y dulcemente “vengativo” cuando regresé de mi escapadilla aventurera.

Gros bisous,
P.