Bueno… el encuentro ha sido decepcionante, como me temía que sería. Ha durado diez minutos, los que ha tardado B. en demostrarme que la soberbia la pierde y que se cree que lo sabe todo. Yo me he limitado a lavarme las manos en público y decirle:

-Como lo sabes todo, yo no te hago falta, por lo que me despido aquí.

Y me he ido con N. y P. a tomar un café. Hemos estado charlando y paseando y eso ha compensado la tristeza de ver a B. completamente ensoberbiada y sin una pizca de sentido común. En fin, allá ella. Va camino del desastre. Pero yo no tengo ya nada que ver ya con ella. Ni antes, pero ahora es oficial.

Luego la noticia de risión. Mi ex-padawan, aquel de los complejos y su incapacidad para atraer a mujeres, ahora va de Dom del BDSM. Como lo lees, querido diario. Casi se me desencaja la mandíbula de la risa…

…hasta que he recordado sus problemas, su falta de personalidad y su escasa autoconfianza y me lo he imaginado haciendo de Dom con una pobre sumisa que no sepa en qué manos se encuentra.

Dios mío, el daño que puede hacer ese elemento. En fin, va de mal en peor.

Ahora va a ir de “señor Grey” descafeinado para tapar sus carencias y defectos. ¿De dónde se le habrá ocurrido semejante despropósito? Que triste. Que peligroso. Que ridiculo.

Gros bisous,

P-