Por un extraño capricho del destino todavía gozo de buena fama entre ciertos sectores de mi família para mi desgracia. Prueba de ello es que me ha llamado un primo lejano (he tenido que preguntarle qué lazos familiares nos unen y me he quedado perplejo) para pedir un favorcillo de nada…

Favorcillo? Su madre, que será mi tía, supongo.

He comprobado con toda certeza que era pariente mío cuando me ha informado que la hija de una prima mía (a esa sí la recuerdo) que está estudiando aquí necesita una cosa, porque se va a quedar en la calle  en nada y que necesita un hogar, por tanto, que si no me importa se viene a vivir conmigo. De hecho, ya estaba en camino.

Este morro y esta caradura me ha confirmado que era pariente mío sin lugar a dudas.

Y lo único que tengo claro es que, por lo que me viene en camino, he parido a la hermana pija de Taylor Swift. Lo que se va a reir Maman...

Oh my God.

Gros bisous,

P.